with No Comments

La OrtorexiaLa Ortorexia

SADM #86 Sep/Oct 2019

Mariela González, Psicólogo Clínico

La Ortorexia, u ortorexia nerviosa es un término acuñado por Steven Bratman, para calificar como trastorno alimenticio la obsesión de comer comida considerada saludable.

Quien acuñó el término en 1997 del Griego orthos, “correcto”, y orexis, “apetito”. La traducción literaria sería “apetito correcto”. Se describe la ortorexia como una obsesión perjudicial para la salud. La ortorexia se define como la obsesión patológica por consumir sólo comida de cierto tipo: orgánica, vegetal, sin conservantes, sin grasas, sin carnes, o sólo frutas, o sólo alimentos crudos. La forma de preparación – verduras cortadas de determinada manera- y los materiales utilizados – sólo cerámica o sólo madera, etc.- también son parte del ritual obsesivo.

El sujeto ortoréxico puede evitar ciertos alimentos, como los que contienen grasas, preservantes, o productos animales y tener una mala alimentación, pudiendo traer consigo hasta la muerte.

Las personas ortoréxicas recorren kilómetros para adquirir los alimentos que desean pagando por ellos hasta diez veces más que por los ordinarios, si no los encuentran o dudan de su inmaculado origen, prefieren ayunar. Huyen de los restaurantes y rehúsan invitaciones para merendar en casa de los amigos por no saber qué les van a ofrecer. Cuando incumplen sus propósitos, les embarga un sentimiento de culpa que desemboca en estrictas dietas o ayunos.

Suele manifestarse en personas con comportamientos obsesivo-compulsivos y predispuestas genéticamente a ello. Se ha observado también, que muchos pacientes que han sufrido anorexia nerviosa, al recuperarse optan por introducir en su dieta sólo alimentos de origen natural, probiótico, cultivados ecológicamente, sin grasa o sin sustancias artificiales que puedan causarles algún daño. Paradójicamente, este comportamiento en vez de evitar el trastorno, llega a provocarlo.

Esta patología puede tener graves efectos sobre la salud. Por ejemplo, la supresión de grasas puede comprometer la ingesta de vitaminas liposolubles y ácidos grasos, ambos imprescindibles para el organismo. Sin carne, son los niveles de hierro los que se desploman y, aunque los vegetales también aportan proteínas, son de inferior calidad.

Actualmente se desconoce la prevalencia mundial de este trastorno ya que es un fenómeno muy novedoso. Los especialistas auguran que habrá cifras en poco tiempo y se verán incrementadas cuando se conozcan más cosas sobre los alimentos funcionales.

Puede que se trate de un trastorno alimentario más común que la anorexia y la bulimia, pero de lo que no cabe duda es que se ha convertido en un área de interés cada vez más creciente.

La ortorexia no ha sido reconocida oficialmente en los manuales terapéuticos de trastornos mentales. Pero lo que sí está claro es que se trata de una patología generada por una sociedad consumista en su afán de tener una mejor salud. Ante esto, se puede ver cómo surge un nuevo trastorno alimentario por esta búsqueda imperiosa de la salud total.

Fuente: Página oficial de Steven Bratman, www.orthorexia.com/original-orthorexia-essay/

Para mayor informacion: marielagonzalezrd@gmail.com

#salud #saludaldia #saludaldiamagaz #saludaldiamagazine

Leave a Reply