with No Comments

Sindrome-del-Colchon-Enfermo-300x203-compressorSíndrome del Colchón Enfermo: Durmiendo con el Enemigo?

SADM #87 Nov/Dec 2019

Dr. Reinaldo López, Dra. Isabel Valbuena, Cirujanos Ortopédicos-UCV

Querido lector, ¿sabías que puedes estar durmiendo con el enemigo? Es muy frecuente que afecciones en cualquiera de las regiones de tu columna vertebral: cervical, dorsal y lumbar se puedan originar al dormir en un colchón enfermo, inadecuado.

Lo llamamos síndrome del colchón enfermo, refiriéndonos a los colchones que ya han cumplido con su “vida útil”. Su diseño va dirigido a las necesidades del usuario y de allí la existencia de varios tipos. Para evitar una elección equivocada, se deben evaluar: la adecuada firmeza, capacidad de adaptabilidad y materiales de confección del colchón y hasta peso y contextura del usuario.

Como norma general, para una persona sin lesiones en la columna y con peso menor a 100 kg., se recomienda un colchón semi-ortopédico (semi duro), porque la alineación y las curvaturas naturales de la columna no deben forzarse. El colchón debe adaptarse a la persona y no la persona al colchón, satisfaciendo exigencias individuales y principalmente permitiendo que el descanso resulte reparador, sin que se vea afectada la calidad del sueño.

Por el contrario, el tipo de colchón ortopédico es de mayor rigidez (duro), tendiendo a rectificar las curvaturas de la columna. La pregunta es: teniendo la columna sana ¿podría afectar negativamente usar un colchón ortopédico? La respuesta es SI.

Los colchones ortopédicos están diseñados para personas con peso mayor a 100 kg., o para pacientes con ciertas patologías vertebrales; entre ellas, escoliosis o desviaciones laterales en las regiones cérvico-dorsales, dorso-lumbares o lumbares. De igual forma, para pacientes con antecedentes quirúrgicos como artrodesis vertebrales, con las que por un lado se busca corregir la deformidad, pero por el otro secundariamente se produce una rectificación de la region operada, por lo que las curvaturas naturales de la columna resultan atenuadas, pudiendo así acoplarse mejor a un colchón más rígido.

El tiempo considerado para que un colchón pueda ofrecer condiciones óptimas, es entre 7 a 9 años; sin embargo, tensiones posturales, sostén corporal inadecuado e incorrecta distribución corporal por el uso de un colchón caducado o mal elegido, pueden expresarse con los siguientes síntomas:

  • Sueño no reparador y hasta aparición de apnea del sueño, derivando en insomnio y mayor estrés.
  • Probabilidad durante el descanso de mayores movimientos, en busca de posiciones más conciliantes, tratando de vencer la firmeza perdida.

Se traducen en pinzamientos, tironamientos o contracturas dolorosas de la musculatura para-vertebral, acompañado de dolor cervical, dorsal o lumbar y molestando a diario.

Algunos signos característicos de que tu colchón ya cumplió su función o está caducado son: hundimientos, desniveles, mayor flacidez. Tu colchón puede ser la causa de gran parte de tus males y nosotros a distancia podemos médicamente asesorarte.

Síguenos por @traumatologoaunclick y www.ortotraumaworld.com

#salud #saludaldia #saludaldiamagaz #saludaldiamagazine

Leave a Reply