with No Comments

Burnout, el Síndrome del QuemadoBurnout, el Síndrome del Quemado

SADM #91 Jul/Ago 2020

Mariela González, Psicólogo Clínico

Ante la pandemia del COVID-19, los profesionales de la salud nos enfrentamos cada vez a más retos y exigencias en nuestro medio, que demandan una gran cantidad de recursos físicos y psicológicos de diversa naturaleza.

Lo anterior va generando el surgimiento de trastornos de ansiedad y estrés, relacionados con la tensión asociada a situaciones en las que nosotros como profesionales, debemos responder en un tiempo limitado, así como también al temor a la evaluación y discriminación si se está mayormente expuesto al virus.

Cuando una persona no se logra adaptar a los eventos de estrés que vive, podría desencadenarse sensaciones de no poder dar más de sí mismo – agotamiento físico y mental – ante lo cual responde con una actitud negativa de autocrítica, desvalorización y pérdida de interés en su trabajo, todo lo cual va reforzando las dudas sobre si posee las capacidades para realizar dicho trabajo.

Lo anterior serían indicadores de Burnout. La denominación Burnout hace referencia al “síndrome del quemado”, que señala el desgaste profesional o síndrome de cansancio emocional. Es considerado un tipo de estrés derivado del contexto asistencial, organizacional o académico que se caracteriza por agotamiento y baja autoeficacia.

Ante esto, debemos poder identificar algunas de las manifestaciones del “Síndrome del quemado” y saber qué hacer para hacerles frente.

Algunas manifestaciones son:

  1. Cansancio y agotamiento la mayor parte del tiempo.
  2. Presencia de dolor de cabeza y dolores musculares.
  3. Alteración en los hábitos de sueño y alimentación.
  4. Sensación de fracaso y desvalorización personal.
  5. Pérdida de motivación y visión negativa del entorno profesional.
  6. Disminución de la satisfacción y sentido de competencia profesional.
  7. Sentimientos de soledad y desesperanza.
  8. Sensación de pérdida de control sobre lo que se hace.
  9. Evitación de las responsabilidades laborales.
  10. Incumplimiento del horario de trabajo, entre otras.

¿Qué hacer ante estas manifestaciones?

Como psicólogo, siempre recomiendo:

  1. Programar tiempos de descanso, en los cuales la persona pueda detenerse y poner límites a sus actividades.
  2. Definir una actividad apartada de aquellos estímulos que lo puedan estresar diariamente.
  3. Conectarse con la familia, amigos y compañeros de trabajo, para hacer que el medio en donde se encuentre la persona sea más agradable.
  4. Recordar los recursos y fortalezas con los que la persona cuenta para responder y/o actuar.
  5. Tratar de mantener una rutina de ejercicios físicos, una buena alimentación y un adecuado horario de sueño.

Es importante que en cada uno de los entornos laborales donde trabajemos, se diseñen programas encaminados a prevenir y amortiguar el impacto del Burnout. Asimismo, no debemos olvidar analizar otras variables que pudiesen estar interviniendo, tales como: personalidad, familia, país, economía, etc., que permitan que los programas sean verdaderamente efectivos y oportunos a la necesidad de cada persona.

Mayor información: marielagonzalezrd@gmail.com

#salud #saludaldia #saludaldiamagaz #saludaldiamagazine #sadm #covid19 #coronavirus

Leave a Reply