with No Comments

Cigarrillos Electrónicos: no solo es una questión de VAPORCigarrillos Electrónicos: no solo es una questión de VAPOR

SADM #89 Mar/Abr 2020

Aliza Lifshitz, MD, «Dra. Aliza», Endocrinóloga, Diabetes y Metabolismo

De acuerdo con la Asociación Americana del Pulmón, los cigarrillos electrónicos son los productos con tabaco que los adolescentes utilizan con mayor frecuencia. Su efecto en cuanto a los riesgos en la salud sigue evolucionando, de hecho, ha habido casos de daños irreversibles en los pulmones e incluso muertes ¡Infórmate!

Los cigarrillos electrónicos (o e-cigs) están de moda como sustitutos de los cigarrillos tradicionales, no solo entre los fumadores adultos que quieren dejar el tabaco, sino también entre los adolescentes. Se le considera una epidemia entre los jóvenes. El aparatito de metal, tiene un aspecto similar al de los cigarrillos reales en forma y tamaño, pero la diferencia es que tienen en la boquilla un cartucho cambiable o recargable que contiene un líquido que contiene varias sustancias. Otros lucen como memorias USB, bolígrafos u otros artículos de uso diario.

Funcionan utilizando pilas que calientan el líquido y producen un aerosol, o una mezcla de pequeñas partículas en el aire. Se les pueden agregar distintos aromas y como no son inflamables, no se fuman. En cambio, se inhala el vapor.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), en los Estados Unidos, uno de cada cinco personas entre los 18 y los 24 años los ha probado, pero ¿realmente son seguros desde el punto de vista de la salud y ayudan a dejar de fumar? Las opiniones de los expertos están divididas.

Para empezar, los usuarios inhalan el aerosol de los cigarrillos electrónicos hacia sus pulmones. Las personas que estén cerca de ellos también pueden inhalar este aerosol cuando el usuario lo exhala al aire. Según un estudio de los CDC, entre el 2011 y el 2012 el uso de este tipo de cigarrillo electrónico no sólo aumentó, sino que se duplicó entre los estudiantes de escuela intermedia y secundaria, quienes frecuentemente, siguen consumiendo los cigarrillos tradicionales. Les resultan muy atractivos porque se venden en una gran variedad de sabores dulces que les agradan a los más jóvenes, como el de vainilla, cereza y hasta chocolate, dando la apariencia de que se trata de un producto inofensivo cuando no lo es.

Además, su venta no está restringida y se pueden comprar con mucha facilidad, en quioscos, centros comerciales y hasta por Internet. En lo que sí coinciden los expertos es en que todavía hay mucho que no se sabe acerca de ellos, incluyendo si aumentan o disminuyen el uso de los cigarrillos tradicionales. Además, los CDC reportaron 1,604 lesiones pulmonares graves en octubre del 2019 entre las personas que habían usado e-cigs (“vaping” o vapeo). En un alto porcentaje los productos contenían tetrahidrocanabinol (o THC), en 10% de los casos solo contenían nicotina.

Para enero 14, 2020, el número de personas que habían requerido hospitalización por problemas pulmonares era de 2,668 y el número de personas que habían fallecido a consecuencia de su uso era de 60, de acuerdo con los CDC. Las personas variaban en edad de 15 a 75 y provenían de todo Estados Unidos y Puerto Rico.

Los datos de la Agencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (o FDA por sus siglas en inglés) demuestran que uno de los ingredientes en los e-cigs es el glicol de polietileno, una sustancia química que se usa para simular humo en las representaciones teatrales. También tienen un aditivo para alimentos, aprobado por la FDA y que se usa en los desodorantes, los hidratantes y las pastas dentales. Pero además de esos ingredientes, los e-cigs contienen químicos tóxicos y carcinógenos, como el glicol de dietileno, un ingrediente anticongelante y pequeñas cantidades de nitrosaminas. Además, el vapeo puede depositar partículas de niquel, plomo y aluminio en los pulmones.

Su uso entre los adolescentes resulta más preocupante. Los CDC explican que la mayoría de los cigarrillos electrónicos contiene nicotina, la cual puede dañar el cerebro de los adolescentes, que se continúa desarrollando hasta alrededor de los 25 años. De forma que un adolescente que prueba, aunque sea sólo un cigarrillo de verdad, está duplicando su riesgo de convertirse en fumador.

Aunque los fabricantes de los e-cigs mantienen que sólo los anuncian para los que ya son fumadores, como una forma de dejar el hábito, las estadísticas recientes de los CDC muestran que el mercadeo está haciendo que los niños empiecen con algo que podría convertirse en una adicción a los productos con tabaco para toda la vida.

Como mencioné anteriormente, como herramienta para dejar de fumar tabaco, su efectividad es dudosa. ¿Y en cuanto al daño a la salud? Su efecto en la salud a largo plazo está por verse, pero se han reportado varios casos de lesiones pulmonares graves y hasta muertes a corto plazo. Por eso, si no fumas y no los has probado, es mejor que no lo hagas. Si fumas y quieres dejar de fumar, hay otros productos que te pueden ayudar que son más seguros. Consulta a tu médico.

Sobre la Dra Aliza Aliza A. Lifshitz, conocida por su amplia trayectoria en los medios hispanos como la Dra. Aliza, es la experta de salud de la cadena de televisión educativa para la comunidad hispana HITN. En HITN es anfitriona del bloque diario de programación Vida y Salud, un espacio en el que comparte información y herramientas a los hispanos para llevar vidas más saludables y comunicarse mejor con sus doctores.

#salud #saludaldia #saludaldiamagaz #saludaldiamagazine #sadm

Leave a Reply