Años de Platino, Ejercita tu MemoriaAños de Platino, Ejercita tu Memoria

SADM #53 Mar/Abr 2014

En esta época con toda la tecnología, tal parece que cada vez dependemos menos de la memoria para las cosas cotidianas y se nos olvida de lo importante que es ejercitarla. No sólo es importante para tener la información básica en nuestro propio “disco duro”, sino para retrasar la pérdida de la memoria.

Te apuesto a que cuando eras niño podías marcar de memoria los números de teléfono de casi todos tus amigos, los números de teléfono de las oficinas de tus padres e incluso los número de las tías y las abuelas. Hoy en día ¿cuántos números puedes recordar de memoria sin revisar tu banco de datos? Toma lápiz y papel y haz una lista de los números telefónicos, de las direcciones y de los nombres de las personas que conoces. Olvídate de tu computadora, de tu celular, de tu iPod y de tu iPhone. Concéntrate en tu memoria. Tal vez después de este ejercicio podrás escribir 10 datos, quizás 5 o en el peor de los casos, ninguno.

Seguramente no querrás tener dificultad para recordar los años maravillosos que has vivido, u olvidarte de las cosas que han marcado tu vida, o simplemente no recordar qué comiste por la mañana y qué hiciste ayer en la tarde. La falta de memoria es un problema que puede causar alarma. Lo bueno es que con ejercicios para la memoria, puedes evitar que tu memoria te traicione y se borre por completo.

¿Qué puedes hacer para ejercitar tu memoria?

Si siempre haces lo mismo de la misma manera, tu mente se acostumbra a una rutina y no se crean nuevas conexiones entre las células del cerebro. Por eso, es importante retarlo, sacarlo de sus esquemas y plantearle nuevas tareas.

  1. Juegos para la memoria como el sudoku, el ajedrez, los anagramas, leer con velocidad y el hacer crucigramas. Existen lugares en el Internet en donde puedes encontrar estos juegos, o en revistas y en diarios también los encuentras.
  2. Ejercicios de entrenamiento que involucren memorizar (intenta recordar cualquier lista o esquema), visualizar (por ejemplo si quieres acordarte del nombre de una persona visualiza cómo es, qué hace, qué ropa tenía cuando la viste, etc.), razonar (entender algo mediante asociación de ideas) y resolver problemas de lógica.
  3. Aprende otro idioma: El hablar más de un idioma reta a tu cerebro constantemente, sobre todo cuando tienes que traducir o explicar lo que significa una palabra en otro idioma.
  4. Evita pasar horas frente al televisor. Mientras más tiempo gastes en actividades que no retan a tu cerebro, más posibilidades tendrás de perder la memoria.

Como puedes ver hay muchas opciones divertidas para ejercitar tu cerebro y así tener buena memoria.
El retar a tu cerebro es divertido. El perder la memoria, no lo es.

Deja un comentario