Edad Dorada, Pérdida de la Audición

Edad Dorada, Pérdida de la Audición

SADM #60 May/Jun 2015

Es de esencial importancia que ante cualquier problema de pérdida de la audición se recomienda acudir al médico especialista.

Los problemas de pérdida de la audición son de vital importancia en la vida de relación de las personas mayores porque condicionan la correcta relación con los demás. Ante la aparición del más mínimo signo de alarma, como dificultades auditivas debe acudir al especialista para diagnosticar la causa de la alteración sensitiva y con ello poner el tratamiento adecuado lo antes posible.

El hecho de no ser capaz de oír o entender las conversaciones limita la posibilidad de utilizar el teléfono, afecta a la capacidad de participar en diversas actividades sociales y produce un sentimiento de aislamiento. Cerca de un cuarta parte de las personas de 65 a 74 años y hasta la mitad de los mayores de 75 años sufren presbiacusia, una disminución auditiva lo suficientemente importante como para interferir con su actividad social debida al propio proceso de envejecimiento caracterizada por una otoesclerosis. Si no se le pone remedio con rapidez, la sordera acaba convirtiéndose en un obstáculo que aísla socialmente.

Por un lado los interlocutores, desesperados, sólo se dirigen a un sordo cuando no tienen más remedio y a la vez éste, incómodo porque los demás se sientan incómodos hablando con él, empieza a mantenerse al margen de lo que los demás hablan, acabando por vivir en su propio mundo.

Otras veces, por el contrario, se convierte en un charlatán que habla sin parar y sin escuchar a los demás, lo que acaba irritando a quienes lo rodean.
También, debido a la imposibilidad de oír, la persona que padece sordera puede volverse injustificadamente desconfiada y estar más expuesta al peligro de alucinaciones auditivas como la impresión de que los demás hablan mal de él, sintiéndose rechazado y apareciendo a veces otros problemas graves como delirios e incluso depresiones.

Es de esencial importancia que ante cualquier problema de audición se recomienda acudir al médico especialista, el otorrinolaringólogo, para un estudio y valoración de las causas que motivan la pérdida de audición. Según la causa, así será el tratamiento, pero nunca debe de ser el de la resignación y el de la creencia errónea de que es algo “natural” con la edad.

Además, la tecnología actual pone a nuestra disposición los mejores avances en audioprótesis; audífonos que pasan totalmente inadvertidos y que se adaptan a nuestro nivel de audición.

Deja un comentario