con No hay comentarios

Psicosocionomía Hacia la comprensión de nuestro mundoPsicosocionomía Hacia la comprensión de nuestro mundo

SADM #86 Sep/Oct 2019

Rubén Fornell, Psicosociónomo

Hacia la comprensión de nuestro mundo 

En el ámbito terapéutico, los profesionales nos hemos nutrido de conocimiento y técnicas pertenecientes a otra época, pero nuestros pacientes presentan problemas del presente.

En el ámbito climático, político, social o económico, seguimos estudiando y basando las estructuras y profesiones en un pasado que, como poco, no atiende a este nuevo mundo y a estos nuevos seres.

Necesitados de esta actualización aparece la Psicosocionomía, que surge de la mano del psicólogo, psicoterapeuta e intelectual Georges Escribano, siendo una teoría individual y de las organizaciones con tres registros indisociables: el psíquico-corporal, el social y el económico. Y, de esta era y teoría, el homopsicosocionomicus.

Este homopsicosocionomicus eres tú y soy yo. Un ser humano que, ahora más que nunca, requiere por su propio equilibrio y el del entorno:

  • Aceptar la diferencia de uno mismo y del otro.

¿Cuántos traumas no existirían si nos permitiéramos ocupar un espacio único en este mundo, sin llamarnos “raros” en la necesidad de igualarnos a otros? ¿Cuántas discusiones (o guerras) nos ahorraríamos acogiendo que el otro puede ser como es, sin obligación de que sea como yo?

  • Tener conciencia de la interdependencia.

Yo existo gracias a ti; y tú, gracias a mí. Si miras tu camiseta en este instante, verás el mundo: es fácil que el algodón fuera cultivado por personas en Texas, fabricada en China, serigrafiada en Miami y vendida a tu país, donde tú la has comprado. Pertenecemos a una red planetaria, donde cada ser aporta algo.

  • Asumir la responsabilidad individual y colectiva.

Soy una parte del mundo, y el mundo es una unidad de la que formo parte. Cuando pierdo una de las referencias, desequilibro el ecosistema. Pero también, los homopsicosocionomicus tenemos necesidades propias de nuestro entorno y era que necesitamos satisfacer en aras del equilibrio.

  • La necesidad de estructura o referencia.

Somos el hijo de, el hermano de, en el trabajo somos… pero, sin estos roles y funciones tendríamos la angustia de no saber quiénes somos, para qué estamos y dónde vamos. Necesitamos colocarnos frente al otro.

  • La necesidad de reconocimiento.

¿Quién soy yo para ti? Si no me reconoces, no me reconozco y entonces, comenzaré a tener comportamientos para llamar tu atención, como el niño que se porta mal.

  • La necesidad de estimulación-acción.

Queremos realizarnos, dentro de procesos de aporte, creativos y/o activos. Tener nuestra función. Quizá gran parte de salud que buscan mis pacientes, estos homopsicosocionomicus como yo, esté más cerca de la comprensión que de la terapia.

#salud #saludaldia #saludaldiamagaz #saludaldiamagazine

Deja un comentario